¿Por qué en España no tenemos nada que se parezca al Silicon Valley?

Mi amigo Bruno Giussani escribe en su blog un resumen del libro "Start-Up: Lo que podemos aprender del Silicon Valley". Me ha parecido interesantísimo. Llevo años escuchando a nuestros políticos hablar de la necesidad de que haya emprendedores y de crear entornos similares al Silicon Valley. Pero nunca había leído seis ideas que explican tan bien por qué California es hoy la meca de la innovación.

  

1. Hay que apostar por personas que estén dispuestas a asumir riesgos. Esta gente debe ser soñadora y muchas veces muy joven. Que vayan a pedir un crédito en España…

2. Los emprendedores son muy ambiciosos. Y son tipos muy raros, puesto que están volcados en su éxito personal. Sin embargo, en España a la gente así se la margina.

3. Hace falta que inversores y emprendedores se entiendan. Ideas y dinero deben encontrarse. El capital-riesgo es fundamental. A ver quién lo encuentra en España…

4. Hacen falta mentores para los emprendedores menos experimentados. Las redes sociales son fundamentales. En España las redes sociales suelen ir asociadas a clubes de campo y grupos elitistas.

5. La Administración en Europa se suele volcar en las infraestructuras (parques tecnológicos, agencias de innovación y similares). En el Silicon Valley no hay nada de eso. Lo que sí tienen es un "ecosistema" en el que lo importante son las personas, no las infraestructuras.

6. El Silicon Valley es un cluster de personas.

(Actualizado 24.12.07) El libro es de Hervé Lebret, que me ha enviado un resumen en inglés.

Comentarios

  1. dice

    1. Mi segundo nombre es ‘riesgo’… y tambien he intentado pedir un credito en España… me preguntaron si tenia un trabajo de mil euros!

    2. Es verdad… soy muy raro 🙂

    3. Seguimos soñando…

    4. Busco un mentor!

    5. Silicon Valley = gente con pasta, experiencia y conexiones (inversores) + emprendedores con ideas y ganas

    6. El Silicon Valley no existe!

  2. Ade dice

    España está a años luz del ejemplo de Silicon Valley. Creo que aquí quedan todavía unas cuantas generaciones para llegar a esta evolución.
    Un ejemplo concreto.
    Un chaval cuando acaba sus estudios tiene tres salidas:
    – Trabajar de becario después ser mil eurista hasta que al cabo de tres o cuatro años sobrepase la barrera de los 1000 ? mensuales.
    – Pasar dos o tres años preparándose unas oposiciones.
    – Montar su propio negocio. Vale, pues ahora va y le plantea a sus padres “He pensado que si trabajo de becario me tendreis que ayudar durante un tiempo mientras encuentro trabajo y después mientras llego a conseguir un sueldo con el que me pueda mantener,por otro lado, si me preparo unas oposiciones el gasto será mayor, pues tendreis que pagarme una academia, temarios y todos mis gastos porque tendría que dedicarme a estudiar. Como estas opciones no me llaman mucho la atención, he decidido montar mi propio negocio, ¿por qué no me dais el dinero que os gastaríais en las otras opciones y monto mi propio negocio?”
    Tendrá suerte si no lo echan de casa en ese mismo momento. La gente de determinada edad no se da cuenta de que las cosas ya no son como antes. En otros tiempos, en los que poca gente se podía permitir cursar estudios superiores y menos sin trabajar a la misma vez, la proporción de personas por plaza de funcionario era mucho más favorable. Tener cualquier tipo de estudios medios o superiores era una garantía de trabajo, de un buen trabajo. Ahora todo eso no vale, hay cantidad de gente que tiene carreras, sabe hacer de todo y habla dos idiomas. La competencia es atroz y la valía no se corresponde al sueldo en la mayoría de los casos. Es normal que la gente se plantee crear su propia empresa. Tienen la formación, son jóvenes, innovadores, tienen toda la vida por delante, pero siguen oyendo de sus padres “nene, pues prepárate unas oposiciones como tu primo Miguelín”. Y este razonamiento lo siguen teniendo en los bancos, porque ese que te tiene que dar el préstamo es de la misma generación que tu padre.Tienen el síndrome de “nene, tu ve a lo seguro”, al igual que tus padres, ese señor le entra el pánico en cuanto planteas un negocio innovador, lo más normal es que termine diciéndote algo asi como “Chaval y por qué no montas una zapateria, o un bar, algo así más normal”.
    Estamos muy lejos de que en España se considere la innovación como un valor añadido, en realidad está vista como un riesgo.
    La administración tampoco colabora mucho. Da las subvenciones de innovación tecnológica a cualquiera que ponga en su empresa un ordenador conectado a internet, no apoya como se debe a proyectos realmente innovadores.

  3. dice

    Creo que ademas de mentores, hacen falta “roles models”, gente que haya tenido exito, haya tenido impacto en la sociedad, haya hecho fortunas, haya asumido grandes riesgos, y a quien nos queramos parecer. En Espana, no tenemos Bill Gates, Steve Jobs, Larry&Sergey, Zuckerberg, Thiel, Bezos, etc. Tenemos gente como Paco el Pocero y demas tipo de constructores. Igual que hace 25 anos todos los padres querian que sus hijos fueran funcionarios, ahora quieren que sean constructores.

    El numero de roles models se puede contar con los dedos de la mano (Martin Varsavsky, David del Val, Perez Tenessa, Jesus Encinar, y pocos mas en toda Espana).

    -inaki

  4. dice

    No podría estar más de acuerdo con su entrada. Siempre he pensado lo mismo, y conozco a varias personas que también comparten esta idea. Creo que efectivamente son las verdaderas razones de que esto ocurra, y me niego a creer que los agentes implicados no tomen conciencia… que está ocurriendo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *