/Algunos datos sobre las redes sociales

Algunos datos sobre las redes sociales

Parece que últimamente se habla mucho del tema de este blog (las redes sociales), que es al mismo tiempo el core business de Alianzo. Así que me he puesto a recopilar algunos datos básicos que creo que resumen el tema del que hablamos. Vamos allá.

  

La definición. Una red social en Internet es una web que permite crear perfiles públicos (con foto, nombre, aficiones, profesión, etc.) de personas que se relacionan, de forma visible, con otras que también han creado su perfil en el sistema. La mayor parte de las veces, esta relación debe ser consentida por ambas partes, aunque esto no es un requisito universal y webs como MySpace permiten que existan relaciones tipo ‘fan’ con características unidireccionales.

A veces también se entiende por redes sociales, en un sentido más amplio, a aquellas webs en las que se establece una comunicación entre personas, lo que incluiría desde las páginas de contactos como Meetic hasta los chats, los foros e, incluso, los blogs. Nosotros sólo incluimos entre las redes sociales a las primeras.

La historia. Las redes sociales en Internet aparecen por primera vez a finales de 2002 con la americana Friendster como destacada, si bien es cierto que previamente ya existía Ryze.com, una especie de club online de amigos de San Franciso. Poco después aparecen Tribe.net y Linkedin. Se da la circunstancia de que los fundadores de las tres se conocían previamente, lo que da aún más morbo a la cosa. Pero como de esto hablo en un libro que se va a publicar en breve, lo dejamos para otra ocasión ­čśë En cualquier caso, en España la cosa arranca en diciembre de 2003 de la mano de Toni Salvatella, Albert Armengol y Horaci Cuevas y su famoso eConozco. En febrero de 2004 aparece Orkut y es en ese preciso momento en el que un servidor toma la decisión de poner en marcha Alianzo. Llevar el hipertexto a las personas es algo que simplemente me pareció apasionante.

El éxito. Las redes sociales generalistas captaban usuarios muy rápidamente por el efecto viral, pero encontraron inicialmente muchas dificultades para fidelizar a estos internautas, que rara vez regresaban. Incluso Google llegó a plantearse finiquitar Orkut y le restó recursos durante más de un año (sí, no iba ni con manivela). Es en 2005 cuando la cosa empieza a arrancar, a partir de la compra de MySpace por parte de Murdoch por 580 millones de dólares. Y a día de hoy ya nadie duda que las redes sociales han conseguido captar a la gran mayoría de la juventud norteamericana. Un dato: el 96% de los adolescentes de EE.UU. participan en una red social al menos una vez a la semana. Eso sí: participar no es sinónimo de publicar perfiles o contenidos. La mayor parte de los usuarios se limitan a mirar y curiosear. El morbo es una parte fundamental de cualquier red social.

El dinero. Las redes sociales profesionales, al igual que los clubes sociales de toda la vida, basan su negocio en las cuotas que deben pagar sus usuarios a cambio de ciertos servicios. El resto de redes sociales miran fundamentalmente a la publicidad, lo que por el momento supone no pocos problemas. Hay un tercer modelo que es el de las redes sociales patrocinadas. Es uno de los más interesantes, ya que compañías de diverso índole están creando sus propias redes para fidelizar a sus clientes.

Las empresas. A nivel internacional, la red social que más éxito ha tenido es MySpace, que cuenta con casi 200 millones de usuarios. Ultimamente se habla mucho de Facebook, que ya tiene 40 millones de usuarios. En España, las cifras con muy inferiores. Neurona tenía 835.000 usuarios, pero muchos de ellos eran latinoamericanos. eConozco no pasaba de los 151.000.

El futuro. Las redes sociales están aquí para quedarse. Son una clara evolución en una Internet que cada día se parece más a nuestra vida real. Por tanto, una gran parte de nuestra navegación estará relacionada con las redes sociales a las que pertenezcamos. Compraremos en base a consejos y venderemos a las personas de confianza directas o indirectas. Por no hablar de la búsqueda de empleo, que ya en el mundo real está fundamentada en las redes sociales. Eso sí, se plantearán numerosos retos de tipo jurídicos y social. Mucha gente tendrá problemas con cosas que puso en una red social con apenas 17 años e información que un día nos parece trivial puede de repente transformarse en sensible. Añadir es fácil pero borrar es a día de hoy muy complicado, por lo que harán falta herramientas de control personal de nuestros perfiles "distribuidos" en cientos de webs.