La Política 2.0 ya está aquí y no es lo que los políticos se esperaban

La revuelta de los hackers de esta semana es el primer ejemplo claro de la llegada de la Política 2.0 a España. Y no se trata de nuevas técnicas de marketing ni de fabulosas herramientas para lanzar mensajes masivamente a través de Facebook. En realidad, la Política 2.0 es tan democrática que seguramente va a suponer la jubilación anticipada de muchos políticos profesionales.

La revuelta de los hackers (léase, bloggers y otras gentes de Internet) ha sido un sensacional ejemplo de lo que se nos viene encima. Ciudadanos armados de herramientas tan simples como twitter y Facebook serán capaces de manifestar su opinión en cualquier momento y en tiempo real. Y las estructuras políticas no están preparadas para esto. Se diseñaron para otra época en que los partidos políticos se habían constituido en intermediario único entre voluntad ciudadana y gobiernos.

Así debe interpretarse la sucesión de reacciones que esta semana se ha producido por parte del PSOE tras la revuelta internauta ante el anteproyecto que limitaba los derechos fundamentales en Internet:

– En una primera fase, desconocimiento. Sólo cuando los medios tradicionales empezaron a hacerse eco de lo que ocurría en Internet, los políticos pidieron “ayuda”.

– En una segunda fase, dejaron que alguno de los asesores habituales del Ministerio de Cultura convocara una reunión con algunas figuras ilustres de la blogosfera (y alguno más que se coló) para intentar poner al Gobierno en contacto con esa realidad tan virtual. Pero este primer contacto fue un desastre porque los políticos sólo veían en frente a frikis con móviles que no paraban de teclear en ellos.

– En una tercera fase, algún asesor de los que Zapatero escucha atentamente le recomendó que manifestara públicamente su disposición a cambiar el anteproyecto, tal y como pedían los internautas. Esto calmaría, en principio, la revuelta. Y así ha sido.

– En la cuarta fase, en la que estamos, viene lo más interesante. Es la que están protagonizando todos los poderes fácticos que no quieren aceptar la realidad. Sólo así se explican los insultos de El País a “los blogueros”, las absurdas comparaciones de Julio Llamazares o el ataque directo del senador Félix Lavilla contra Enrique Dans.

Es una muestra más de que los viejos poderes no consiguen adaptarse a los cambios que están generando la tecnología y las conexiones entre personas, especialmente desde que existen las redes sociales. Su resistencia es inútil, puesto que la evolución nos lleva hacia una democracia tan directa en la que los medios y los políticos probablemente perderán ese valor de intermediario que tradicionalmente han tenido.

El cambio es inevitable. Lo están viviendo en su propia piel los medios de comunicación, incapaces de mantener a una audiencia cada día más infiel y con posibilidad real de decidir. Cada día hará menos falta militar en un partido para hacer política, hasta que llegue un momento en que podamos prescindir completamente de esas estructuras antiguas, jerarquizadas y absolutamente opacas que son los partidos. Su competencia se llama hoy Internet, una herramienta capaz de agrupar ideas y de convertirlas en un movimiento.

Yo creía que la lección de Obama iba a ser correctamente interpretada, pero tras asistir al Personal Democracy Forum en Barcelona, he podido comprobar que lo que han entendido es que lo único que ha cambiado es el marketing político. Es decir, que creen que tienen en sus manos nuevas herramientas para transmitir sus mensajes. Llámense Facebook o Twitter. Y están muy equivocados: la principal lección de Obama es que una persona desconocida, negra y con nombre de terrorista árabe ha podido convertirse en el hombre más poderoso del mundo movilizando a las personas en su favor, al margen de los partidos, los lobbys y otras estructuras tradicionales. Es un movimiento social, en gran parte virtual.

Comentarios

  1. dice

    Coincido con el título, Jose, pero, por ejemplo, no creo que en la elección de Obama no hayan jugado a su favor los lobbys o las estructuras, por ejemplo.

  2. dice

    La verdad es que creo que has dado con el quid de la cuestión: Ciudadanía manifestando su opinión. Nada de rolletes de masas organizadas ( qué miedo da eso¡)

  3. dice

    Como comenta Idoia, solamente somos ciudadanos que expresamos nuestra opinión, pero ¿cómo nos perciben los políticos tradicionales? Como un lobby, los “internautas” (que palabro más feo), esos que solamente buscan descargarse contenidos gratis. No quieren ver que el sistema representativo actual puede evolucionar hacia una democrácia colaborativa o participativa. Pero mientras el acceso a Internet no sea global y garantizado y se cree una cultura participativa en toda la población, para ellos continuaremos siendo un lobby, y además, desorganizado y, en cierto modo, caótico. El camino va a ser largo y aún estamos dando los primeros pasos…

  4. dice

    Comparto algunas cosas de tu reflexión y otras no. Yo que soy internauta, antes que fraile, simplemente creo que nada es tan espectacular, ni tan transcendental.

    La Red no deja de ser un fiel reflejo de la realidad real, valga la redundancia, yo en la red…¿soy un internauta, un ciudadano, un político, una persona o una dirección IP?

    El desconocimiento de la Red, no esta íntimamente ligado ni a la política, ni a los políticos, esta ligado a la sociedad dual que vivimos, entre quienes conocen o no conocen la Red. El problema es cuando quienes no la conocen se disponen a opinar sobre ella, sobre su parametrización, sobre su cultura, su disposición anárquica o su horizontalidad.

    Todos sabemos como nació Internet, de donde nació y para qué nació. Posiblemente con eso esta todo dicho. Pero esta bien reflexionar sobre el “todo”. Internet no es más que un fiel reflejo de la sociedad y como tal tiene que estar dentro de las reglas del juego que la propia sociedad se ha marcado para seguir su propia evolucion. Y eso nadie lo cuestiona.

  5. dice

    Totalmente de acuerdo Jose. Ayer mismo a la noche surgía la misma conversación con una amiga. En paralelo a la irrupción de la respuesta del manifiesto, llama la atención que, en general, la clase política está “out”.
    La industria de la música no lo quiso ver, ni los medios de comunicación, tampoco la educación ni la política. Es una falta de comprensión estratégica de lo que supone el cambio. Sólo ven herramientas. ¿Cómo era aquello del dedo y la luna?

  6. dice

    Pues cuando los políticos se den cuenta que los posibles representantes del activismo internauta (siempre fácilmente reemplazables) no son sobornables al uso, cómo era costumbre, se va a liar parda.

  7. dice

    Estupenda nota, coincido bastante con el análisis que haces, ha sido un gran ejemplo de política 2.0, herramientas sencillas que permiten la rápida difusión y/o movilización de la ciudadanía, ejerciendo y actualizo políticamente en la causa concreta que deciden.
    Y también el tema de Obama si aquí lo analizan como un simple medio más de comunicar mal vamos …

  8. dice

    Si, por internet nos mobilizamos bien, pero a la calle nadie salio. Solo unos pocos a los que me incluyo. Tenemos la enfermedad del siglo XXI que es la Hipocrecisa de las redes sociales. Mucho escribir comentario pero a la hora dela verdad, todo el mundo en el sofa de su casa…

  9. dice

    LOS TIEMPOS ESTÁN CAMBIANDO
    Bob Dylan

    Venga la gente de alrededor, reúnanse, dondequiera que estén, y admitan que las aguas han crecido a su alrededor
    y acepten que pronto estarán calados hasta los huesos,
    si creen que su tiempo es digno de salvarse, será mejor que comiencen a nadar o se hundirán como piedras
    porque los tiempos están cambiando.

    Venid senadores, congresistas. Por favor haced caso de la llamada. No os quedéis en la puerta de entrada
    No bloqueéis el vestíbulo
    Pues va a dañarse. Aquel que se haya atascado
    Hay una batalla afuera. Y está bramando
    Esto pronto sacudirá vuestras ventanas
    Y hará retumbar vuestras paredes
    Porque los tiempos están cambiando

  10. dice

    Querido Jose A.

    Conoces mi perfectamente mi perfil político y sábes que desde que soy parlamentario (2004) puse en marcha una Oficina Virtual de Atención a la Ciudadanía, momento en el que todavía no existía el concepto de la web 2.0, para dar voz a los ciudadanos, permitirles participar en la elaboración de las leyes, quejarse, realizar propuestas sectoriales o territoriales, comunicar personalmente con su representante. Al tiempo que hacía mi gestión transparente para que pudiesen opinar sobre ella. En 2008, dí un salto más incorporando todas esas pequeñas herramientas de las que hablas y cuya utilización me permite estar a disposición de miles y miles de ciudadanos y ciudadanas, respondiendo, atendiendo, pero sobre todo escuchando.

    Es cierto que la política va a cambiar, que el papel de los ciudadanos será mucho más activo, que los partidos en su conjunto al igual que el resto de las estructuras de la vida, se están adaptando a los nuevos tiempos.

    Globalmente la gestión de este cambio de valores es de tal magnitud que todavía nos llevará un tiempo.

    Simplificando diré, que en todas las profesiones hay gente 1.0 y 2.0, y eso provoca choques en las cocepciones y en los valores determinantes.

    Todo se reinventará, todos nos reinventaremos, y entonces volveremos a la normalidad, a la persona determinando las realidades, eso sí, con una capacidad inmensa de actuar en comunidad.

    Coincido con mucho de lo que dices, pero no creo en buenos y malos, retrógrados a posta e innovadores inquisidores.

    Yo amo la política, yo amo la tecnología, yo amo la comunicación, yo amo las relaciones entre personas. Todos tenemos que ayudarnos para favorecer este cambio a los demás.

    Y como amigo me permito un pequeño comentario, Félix Lavilla, es también un ejemplo de político 2.0, y se somete permanentemente al refrendo de la red, dando la cara de manera horizontal, de igual a igual. Por lo que considero que no es justo y no es afortunado definirle como poder fáctico que no quiere asumir la realidad, cuando él es una de las personas que más a ayudado al desarrollo de la sociedad de la información en nuestro país. Incluyéndo la defensa a ultranza de los derechos de internáutas, consumidores, usuarios…, aunque entiendo que en el fragor de la batalla sin querer nos agredamos con fuego amigo.

    Mejor tomarnos unas cañas en el próximo Twittmadrid. Un abrazo.

  11. dice

    Me ha encantado tu artículo Jose. Llevamos leyendo muchas horas sobre el tema y me parece que tu mirada es sencilla, certera e impactante.
    Potente imagen la de “agrupar ideas y convertirlas en un movimento”.
    Gracias y un saludo

  12. dice

    La polarización está cada vez más nítida. La mayor parte de los “creadores de contenidos analógicos” que conozco se han puesto del lado de Sinde y los que llevamos en la red viéndolas venir y avisando desde hace años estamos en contra.

    Hace unos cuatro años que varios amigos y yo proponemos la eliminación TOTAL de los libros de texto en las escuelas. Den a los alumnos un portátil con todo lo que tengan que leer y estudiar. Ahorro para todos. Pero saldrían los editores, como han dicho ahora los músicos, a decir que se mueren de hambre. Sin embargo se pueden presentar los presupuestos generales en lápiz óptico en lugar de aquellos mamotretos de papel en furgoneta. Se deja de publicar el BOE en papel tras 347 años… No sé si me siguen.

    Según qué negocios o ramas profesionales, subvenciones con NUESTROS impuestos. Podemos hacer oligopolios en según qué sectores y establecer lobbies en otros, según el criterio de un político elegido por los suyos -partitocracia- y los poderes económicos o de facto de turno y luego refrendado en unas urnas con un sistema electoral desfasado y obsoleto.

    “No es afortunado definirle como poder fáctico que no quiere asumir la realidad”, dice Luis Salvador para salvarle la cara a otro político. Lo que no es justo es tener una clase política que vive en el siglo XIX y nos trata como a borregos:
    http://www.xabierpita.es/2009/12/los_politicos_acumulan_decenas.php

  13. tocawebs dice

    Definir a “bloggeros y otras gentes de internet” como “hackers” es una soberana ridiculez en la línea de lo que verdaderamente domina las redes sociales a través de internet: la publicidad, ya sea de productos, personas o ideas. Hace muy difícil tomarse en serio el artículo.

  14. dice

    En Galicia solemos decir “era boa”, pues Ella, no la boa, no se atreve a cerrar mi blog Sinde die porque no se atreve. Oye entiendo que con 4 millones de parados ahora toca la web y el crucifijo, dentro de un més si es imprecindible llevar alpargatas en casa y así hasta la recuperación total, es lo normal. Lo de la Sinde. Ni caso. Yo no firmo el manifiesto. Yo, eso Ni caso. Comno decimos en Galicia “era boa”

  15. thekagas dice

    Buen articulo, el problema es que Obama es un mero titere del lobby americano, comparacion poco afortunada … salu2

  16. dice

    Ni los políticos ni los poderes tradicionales van a cambiar a no ser que se vean forzados a ello.

    Supongo que estarías al tanto de la presentación del <a href="http://www.partidodeinternet.es"Partido de Internet en el Personal Democracy Forum. Aunque creo que no conseguimos transmitir bien nuestro mensaje, la idea es esa: “obligar” a las instituciones a aceptar una realidad que ya está presente.

  17. Alberto MS dice

    Los ciudadanos sí podemos cambiar el estado actual de las cosas y hacer surgir nuevas instituciones sociales y formas de organización social y las nuevas herramientas de comunicación nos lo ponen un poco más fácil.

    Sólo faltan los líderes que sepan escuchar a los ciudadanos y que entiendan el funcionamiento de los resortes de las redes de comunicación que conforman una nueva realidad de las redes sociales. La demostración de esto es, como muy bien dices, el fenómeno Obama en USA.

    Al final no conviene olvidar que esto de la política 2.0 consiste conectar personas con personas, líderes y seguidores, en entornos de transparencia y libertad individual que favorecen las nuevas tecnologías de la comunicación.

  18. Juan Manuel Dato dice

    Vivimos unos tiempos muy raros: Aquellos que hubieran defendido la censura ahora son los que se han subido al carro de su lucha. Mientras que aquellos que alardeaban de ser defensores de los derechos, al final son los que imponen más su criterio mientras nos roban con sus impuestos y unos sueldos que no convence a la soberanía española y, por tanto, que son incompatibles con lo dicta la Constitución.

    Cuando las cosas se tuercen tanto al final los que acuden a las hurnas son los amantes de las mafias, y los que frivolizan más con los “asuntos políticos”.

    Efectivamente, la política española agoniza.

  19. dice

    José Antonio aqui estoy como uno más de igual a igual. No sabía yo que por demostrar que los socialistas siempre hemos estado defendiendo las libertades en Internet, desde el origen y soy antes persona que político, me convirtiera en un ejemplo de lo contrario. Siento disentir y no servirte, por lo menos sin contraste, de argumento. Nos ha parecido estupenda la reacción del Presidente del Gobierno manifestando el respeto a la libertad en Internet y el respeto a la propiedad intelectual anunciando que si hay que cambiar algo se cambiará. No somos pocos los que hemos trabajado en esa dirección. No procede demostrar, en este opinión, las actuaciones, que en equipo hemos impulsado para desarrollar la Sociedad de la Información, pero “al pan, pan y al vino, vino”; mi artículo parte de un hecho incontestable, la enmienda nº 172 del PP firmada por Esteban González Pons de fecha 6 de junio de 2002 en el Senado, que permitía a la policía indagar en todo nuestro historial de navegación acumulado en 12 meses SIN RESOLUCIÓN JUDICIAL, lideramos una denuncia pública, en ese momento, muchos se sumaron, ahí no estuvo Enrique Dans que sí había escrito el 21 de febrero sobre la estupenda cintura del Gobierno del PP y lo inncesario de regular la red. Si conocía la ley ¿por qué no dijo nada o es que le parecía que no atacaba las libertades?, ¿o es que solo ahora hay que defenderlas – cuando la propuesta anteproyecto mejorable es mucho menos grave – . Se puede leer en mi entrada, primero lo negó, luego le demostré así era. Una vez se lo demostré vino a quejarse que un político se mete con un ciudadano corriente – buscar solidaridad de los demás – le faltó decir que había ido anunciando por tierra, mar y aire que quería un debate público con la ministra; bien, de tú a tú, recogí el guante y me alegro de haberlo hecho. Tiempo al tiempo. En junio de 2002, cuando las libertades en Internet, gracias a la enmienda Pons sí estaban amenazadas, no dijo ni pío. El otro día, me consta, tenía una querencia indisimulable por ir a Génova con el PP, ¿les estaba esperando Esteban González Pons?, ¿había hablado con él antes de esa posibilidad?. Tiempo al tiempo. En el año 1999 Aznar presentó el llamado Info XXI, todas las grandes empresas aplaudieron el plan hasta con las orejas, en el año 2002, tras cientos de gestiones parlamentarias demostré que el Info XXI era un “plan de humo” como tituló el diario El País, ahora entendía que no podía dejar pasar que Esteban González Pons, firmante de la enmienda 172, con algunos amigos suyos (no los que se movilizan, por supuesto) traten de patrimonializar un principio en el que han demostrado no creen, también me parecía conveniente, por eso de la coherencia, decir qué hizo cada cual ante esa situación, máxime cuando del teléfono de Esteban González Pons salen llamadas hacia determinados lugares. La red, en la que creo, porque formo parte de ella, de igual a igual, tiene derecho a este debate y aquí estoy para debatir, como uno más. Creo soy un ciudadano 2.0, pero si no he llegado a ello, lo que me sobra es tenacidad. De momento con mi primer artículo, pese al ruido, no he necesitado hacer ninguno más. Todo lo que decía, sencillamente está documentado y es un hecho. Un saludo

  20. dice

    ¡maravilloso! y casi mejor si no se fijan en este tipo de artículos: ¡antes caerán! muy pocos ven que en el mundo 2.0 no caben cosas 1.0 como la política y la religión, y ya es mucho tildarlas de 1.0, más bien diría yo: analógicas… y dado sus obsoletos pilares lo tendrán francamente difícil para adaptarse… aunque lo intentarán hasta el desfallecimiento, aunque primero lo harán con la confunsión, la cizaña y el desprestigio… pobres….

  21. dice

    Hola, José Antonio! Cuántas razones condensadas y enlazadas en tan poco espacio, sí señor!

    Eso es lo más llamativo de la posición de el senador Lavilla y otros políticos, que no se dan cuenta de que muchos miles de personas hemos dejado de “pertenecer” a un partido porque sentimos bochorno por casi todos ellos. Y lo gordo es que no somos unos indocumentados sino gente con amplios estudios y puede que hasta con criterio.

    Ese es el problema de la situación actual: internet hace que la transparencia sea obligatoria y, cuando los políticos no hacen lo que dicen que harán, somos muchísimos los que subrayamos sus errores. La web participativa ha llegado para quedarse y para que las personas tengamos más poder que nunca sobre la sociedad que habitamos.

    PD. Movámonos: http://comunicacionsellamaeljuego.com/ni-un-segundo-mas-tolerancia-cero-frente-a-los-politicos/

    Un saludo

  22. dice

    @Iñaki Murua – Los lobbys seguro que algo han influido en la elección de Obama, pero tienes que admitir que mucho menos que en cualquier otro candidato anterior.

    @faidit – Tienes razón en que los políticos tratan de buscar recursos de sus esquemas mentales tradicionales, pensando en términos de lobbys y simplificando la enorme y rica realidad. De todas formas, yo no creo que haga falta organizarse.

    @José Cepeda – Internet es un reflejo de la realidad, por supuesto que sí. Lo novedoso es que esa realidad, al estar conectada, puede manifestarse en tiempo real.

    @Emilio Marquez – Los activistas internautas son tan sobornables como el resto de seres humanos. No creo que haya diferencias.

    @Fratelli – Organizar manifestaciones desde Internet y en un día es muy complicado. De todas formas, reunir así a 300 personas en Madrid y a unas 70 en Bilbao me parece increíble.

    @Luis Salvador – No quiero generalizar. Hay políticos de todo tipo. Tú eres de los que están aplicando rápidamente las posibilidades de la Red para mejorar vuestra forma de hacer política. Y eso te honra. Por supuesto que estoy de acuerdo con que todo esto nos va a llevar tiempo. Pero mi opinión es que hay sectores donde todo va muy lento y uno de ellos es el de la política. Esos mastodontes que son los partidos no son nada flexibles y creo que a largo plazo son perjudiciales para cambiar la sociedad. Por no hablar de los problemas que sus curiosos sistemas de financiación están generando en los valores éticos. Ah! Esa cervecita, cuando quieras.

    @Pablo Santiago – Más sencillo todavía. Por qué no compra el Gobierno los libros y los distribuye de año en año a los alumnos? Por qué se cambian los textos todos los años para que haya que comprar nuevos libros? Por qué permite el Gobierno todo eso? Son los lobbys.

    @tocawebs – Ya sé que técnicamente hacker es otra cosa. Pero me he permitido un recurso “literario”. Creo que debes ser más comprensivo. Lo importante es el fondo, no los detalles.

    @Alvaro – Poco a poco. Yo trabajaba en un medio tradicional hace 10 años. Cuando me marché, nadie (incluida mi madre) lo entendió. Fíjate lo que han cambiado las cosas en sólo diez años.

    @FelixLavilla – Por twitter ya te he aplaudido por bajar al ruedo internauta a debatir estas cosas con tanto entusiasmo. Reitero esas alabanzas. Me alegro además de que estés básicamente de acuerdo con modificar la legislación de propiedad intelectual. Lo que no me ha parecido afortunado es tratar de “manchar” al movimiento pro-manifiesto a partir del caso de una persona, que además no es un profesional de la política. Ya sé que en política estos ataques son habituales, pero los que estamos alejados de ese mundo no lo entendemos de la misma manera. No se trata de una batalla entre PP y PSOE sino de una revuelta de internautas contra la legislación de propiedad intelectual que todos los partidos (también el PP) estáis manteniendo en beneficio de unos pocos. Digo también el PP porque ellos, cuando pudieron, tampoco cambiaron nada y ahora me temo que sus posicionamientos son puramente electoralistas.

  23. dice

    JA, tan solo dos matices. La comunicación 2.0 cambia, también para los medios, todo el mundo está expuesto al debate, nadie es “divino”. Segundo, mi opinión, (con lo dicho hoy por Pons todavía más) se centra en un texto firmado por Pons y ante un reto previo de un comentarista político (se integre o no en otros grupos) de debatir públicamente con la ministra. Lo publicado, acepto sea discutible, pero es riguroso en los hechos. Gracias por abrir el debate

  24. dice

    Pablo, solo una cuestión. En el año 1999 se presentó el Plan Info XXI, todas las grandes empresas de este país aplaudían hasta con las orejas al Gobierno del PP. Tras 3 años de gestiones parlamentarias (miles de iniciativas) demostré era “un plan de humo”, como publicó El País. Si has escuchado hoy a Pons y lees mi artículo comprenderás que no puede ser más actual, con todo respeto y consideración, un saludo

  25. dice

    Buenas tardes,estoy muy interesado en contactar con el administrador de esta página. Soy manager de un fotógrafo de deportes y quisiéramos evaluar la posibilidad de publicitar nuestra marca en este sitio. Agradeceré si pudieran comunicarse conmigo al e-mail que les dejé en mis datos. Cordiales saludos, Fernando Montesanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *