El verdadero “open government” es el que se está produciendo en el norte de Africa

Twitter-RevolutionCada día tengo más claro que las experiencias de “open government” o gobierno abierto que se están produciendo en Europa occidental son puro marketing y que las auténticas son las que están protagonizando los ciudadanos en países como Túnez y Egipto. Esto sí que es un cambio de paradigma, en la medida en que las redes sociales se convierten en herramientas para acelerar revoluciones populares que, de otra forma, habrían tardado decenios en llegar.

La pregunta que hay que hacerse es ¿por qué allí sí y aquí no? Es decir, porque el gobierno abierto sí está funcionando en Túnez o Egipto y no lo hace en España. Y hay varias respuestas:

– Lo importante son las personas. Las herramientas solo ayudan. En el open government occidental se piensa demasiado en herramientas y todavía muy poco en las personas que se supone que las tienen que usar. El open government norteafricano surge de los propios ciudadanos, empleando herramientas que ya existían previamente. Para que una herramienta tenga un uso popular es preciso que la diseñen los usuarios a los que realmente concierne.

– La reacción inicial institucional de prohibir Facebook o Twitter es un arma que se vuelve contra el censor. Hoy en día prohibir es contraproducente. Creo que, en gran medida, la reacción popular en Túnez y Egipto es contra la falta de transparencia. Los ciudadanos han combatido los engaños a los que estaban siendo sometidos. Afortunadamente, esto no ocurre en Occidente o no en la misma medida. No olvidemos el efecto Wikileaks.

– La juventud occidental, la que más usa las redes sociales, está más preocupada por lo que va a hacer el fin de semana que por cambiar su entorno. En Túnez o Egipto mucho me temo que los más jóvenes sí están preocupados por su futuro y Twitter o Facebook son para ellos una forma de comunicación entre personas “con ansias de revolución”.

Con esto no quiero decir que las herramientas de open government no se deben implantar en Occidente. Solo quiero recordar, una vez más, que una gran parte del esfuerzo que se está haciendo se corresponde con marketing político, siguiendo el modelo Obama. Confío mucho más en la fuerza de los blogs “independientes” como medio de expresión popular o en pequeñas revueltas puntuales que pueden producirse vía Twitter sobre temas como la Ley Sinde.

La imagen es del blog LoyarBorak

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *